jueves, 16 de marzo de 2017

Día del Seminario




Ce­le­bra­mos, como to­dos los años, el Día del Se­mi­na­rio, “co­ra­zón de la dió­ce­sis”, como le lla­mó el Con­ci­lio Va­ti­cano II. El Se­mi­na­rio es la ins­ti­tu­ción que la Igle­sia uti­li­za para que siga ha­bien­do sa­cer­do­tes. Una ins­ti­tu­ción ecle­sial ver­da­de­ra­men­te en­tra­ña­ble en la que nos sen­ti­mos im­pli­ca­dos toda la Igle­sia dio­ce­sa­na y que de­bie­ra cons­ti­tuir una so­li­ci­tud y una preo­cu­pa­ción co­mún de to­dos: sa­cer­do­tes, re­li­gio­sos, re­li­gio­sas y fie­les cris­tia­nos lai­cos. El por­ve­nir re­li­gio­so de una dió­ce­sis de­pen­de en gran par­te del Se­mi­na­rio dio­ce­sano, sen­ci­lla­men­te por­que la vi­ta­li­dad es­pi­ri­tual de ella de­pen­de de que ten­ga sa­cer­do­tes.

Na­die de la Igle­sia de­be­ría sen­tir­se ajeno al Se­mi­na­rio, que tie­ne la de­li­ca­dí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad de aco­ger, se­lec­cio­nar, for­mar, fruc­ti­fi­car las vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les, pro­ble­ma ca­pi­tal de la Igle­sia de nues­tro tiem­po. En el Se­mi­na­rio te­ne­mos pues­tas nues­tras es­pe­ran­zas por­que en él se for­man los que han sido lla­ma­dos por Dios al sa­cer­do­cio, para que pue­dan lle­gar a ser, por el Sa­cra­men­to del Or­den, ima­gen viva, pre­sen­cia sa­cra­men­tal, de Je­su­cris­to, Sa­cer­do­te, Buen Pas­tor que ha ve­ni­do al mun­do para dar su vida por to­dos los hom­bres, para que to­dos ten­gan vida.

¿Qué se­ría del mun­do sin Je­su­cris­to? ¿Qué se­ría del mun­do sin sa­cer­do­tes, ele­gi­dos, lla­ma­dos y con­sa­gra­dos para lle­var a Cris­to a los hom­bres, para que los hom­bres crean y vi­van por Él? Si des­a­pa­re­cie­ra el sa­cer­do­cio, to­da­vía po­dría se­guir exis­tien­do la fe, pero len­ta­men­te se ex­tin­gui­ría en una ago­nía im­pla­ca­ble la ri­que­za es­pi­ri­tual an­tes exis­ten­te en una co­mu­ni­dad de­ter­mi­na­da. Los sa­cer­do­tes, por ello, son es­pe­ran­za fun­da­men­tal para la Igle­sia y el mun­do de ma­ña­na.

Con esta Jor­na­da se in­ten­ta sen­si­bi­li­zar­nos a to­dos so­bre la reali­dad, ne­ce­si­dad y sen­ti­do de las vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les y del Se­mi­na­rio. Es una ta­rea muy cru­cial y una prio­ri­dad muy im­por­tan­te y prin­ci­pa­lí­si­ma para la vida y fu­tu­ro de la Igle­sia. La Igle­sia del ma­ña­na pasa a tra­vés de los se­mi­na­rios de hoy. Con el pa­sar del tiem­po, la res­pon­sa­bi­li­dad pas­to­ral ya no será nues­tra, pero aho­ra sí es nues­tra y nos obli­ga. Cum­plir­la con celo es un gran acto de amor ha­cia la grey. Aten­der con ver­da­de­ra aten­ción y to­tal so­li­ci­tud al Se­mi­na­rio y a todo lo re­la­cio­na­do con él, cui­dar de que haya vo­ca­cio­nes y cul­ti­var­las es el me­jor ser­vi­cio a la Igle­sia de ma­ña­na.

Por ello, con esta jor­na­da o “Día del Se­mi­na­rio” se pre­ten­de que toda la co­mu­ni­dad dio­ce­sa­na, y la so­cie­dad en ge­ne­ral, se acer­que afec­ti­va y efec­ti­va­men­te al Se­mi­na­rio Dio­ce­sano. Que se pro­mue­van nue­vas vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les en­tre los miem­bros más jó­ve­nes de nues­tra Igle­sia y que toda la Dió­ce­sis sien­ta su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad so­bre las vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les.

El pro­ble­ma de las vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les es pro­ble­ma fun­da­men­tal de la Igle­sia; es con­di­ción esen­cial para la vida de la Igle­sia, de su mi­sión y de su desa­rro­llo; es una com­pro­ba­ción de su vi­ta­li­dad es­pi­ri­tual y es la con­di­ción mis­ma de esta vi­ta­li­dad, signo inequí­vo­co de su sa­lud in­te­rior en un país.

Para ha­cer­les aco­ger con en­tu­sias­mo a los jó­ve­nes el don y la gra­cia de la lla­ma­da que Dios les di­ri­ge a ser sa­cer­do­tes es ne­ce­sa­rio que este ideal se les pre­sen­te en su au­tén­ti­ca reali­dad y con to­das sus se­ve­ras exi­gen­cias como do­na­ción to­tal de sí al amor de Cris­to (cf. Mt 12, 29) y como con­sa­gra­ción irre­vo­ca­ble al ser­vi­cio ex­clu­si­vo del Evan­ge­lio. Y para con­se­guir esto, el tes­ti­mo­nio de un sa­cer­do­cio ejem­plar vi­vi­do, o el va­lor de una vida re­li­gio­sa que se mues­tra en con­cre­to en las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes re­co­no­ci­das por la Igle­sia, tie­ne un peso con­si­de­ra­ble, más aún, pre­pon­de­ran­te. Una co­mu­ni­dad que no vive ge­ne­ro­sa­men­te se­gún el Evan­ge­lio no pue­de ser sino una co­mu­ni­dad po­bre en vo­ca­cio­nes.

Nues­tra Dió­ce­sis, gra­cias a Dios, ha sido y está sien­do ben­de­ci­da por bas­tan­tes vo­ca­cio­nes en un tiem­po apa­ren­te­men­te de “se­quía” vo­ca­cio­nal. Se­ñal de que Dios, al mis­mo tiem­po, la está tam­bién en­ri­que­cien­do en vida teo­lo­gal y cris­tia­na, con sa­cer­do­tes ejem­pla­res y con co­mu­ni­da­des cris­tia­nas vi­vas, don­de “se tie­ne des­pier­ta la fe y se man­tie­ne el amor de Dios”, don­de se hace po­si­ble el en­cuen­tro con el Se­ñor, se en­se­ña a orar y a man­te­ner el “tra­to de amis­tad con Él”, el Tú a tú que les lle­ve a los jó­ve­nes a de­cir: “Se­ñor, ¿qué quie­res que haga?”.

Es esta una res­pon­sa­bi­li­dad gran­de que tie­ne nues­tra Dió­ce­sis si con tan­ta ge­ne­ro­si­dad ha sido ben­de­ci­da por Dios, con no me­nor res­pon­sa­bi­li­dad es­ta­mos lla­ma­dos to­dos a con­ti­nuar for­ta­le­cien­do esa vi­ta­li­dad cris­tia­na de nues­tras co­mu­ni­da­des y a pro­se­guir me­jo­ran­do sin ce­sar la ca­li­dad de nues­tro Se­mi­na­rio dio­ce­sano. No po­de­mos en­te­rrar el “de­na­rio” que el Se­ñor nos ha en­tre­ga­do; es ne­ce­sa­rio que lo ha­ga­mos fruc­ti­fi­car, que lo acre­cen­te­mos con nue­vas y abun­dan­tes vo­ca­cio­nes al ser­vi­cio de la Igle­sia dio­ce­sa­na, o de otras igle­sias, sen­ci­lla­men­te, al ser­vi­cio de la Igle­sia una, úni­ca y uni­ver­sal. Si re­ci­bi­mos es para dar. Cuan­to más de­mos más es­ta­re­mos for­ta­le­ci­dos. Nues­tra dió­ce­sis, como todo en la Igle­sia, es ser mi­sio­ne­ra, com­par­ti­do­ra de los bie­nes que re­ci­be. No po­de­mos que­dar­nos au­to­com­pla­ci­dos por­que ten­ga­mos mu­chos y ejem­pla­res sa­cer­do­tes, abun­dan­tes vo­ca­cio­nes, un gran Se­mi­na­rio.

Por otra par­te, pen­san­do en nues­tra Dió­ce­sis, es pre­ci­so que, sin ser pe­si­mis­tas, ten­ga­mos muy en cuen­ta los tiem­pos que se nos ave­ci­nan: la se­cu­la­ri­za­ción y la des­cris­tia­ni­za­ción ya nos to­can, y con fuer­za; va­mos a ex­pe­ri­men­tar, sin duda, cam­bios im­por­tan­tes en la po­bla­ción. Todo ello re­cla­ma que es­te­mos pre­pa­ra­dos para los gran­des e im­por­tan­tes re­tos que se nos ave­ci­nan, que va­mos a te­ner de­lan­te de no­so­tros en un fu­tu­ro tal vez no le­jano. ¿Qué ha­re­mos en­ton­ces si no he­mos pre­pa­ra­do ese mo­men­to con nue­vas vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les ca­pa­ces de res­pon­der a la ur­gen­cia evan­ge­li­za­do­ra?

No ol­vi­de­mos algo ele­men­tal, pero, por ello mis­mo, bá­si­co e im­pres­cin­di­ble. La vo­ca­ción es don de Dios, ini­cia­ti­va de Dios, gra­cia suya. Es ne­ce­sa­rio pe­dir­la. Es pre­ci­so que in­ten­si­fi­que­mos la ora­ción por las vo­ca­cio­nes: que ha­ga­mos pre­ces en to­das las Eu­ca­ris­tías que se ce­le­bren en nues­tra Dió­ce­sis; que ofrez­ca­mos fre­cuen­te­men­te la San­ta Misa por las vo­ca­cio­nes; que pro­pi­cie­mos en­cuen­tros, vi­gi­lias de ora­ción, mo­men­tos de ado­ra­ción del San­tí­si­mo Sa­cra­men­to para su­pli­car por las vo­ca­cio­nes.


+ An­to­nio Ca­ñi­za­res Llo­ve­ra
Ar­zo­bis­po de Va­len­cia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada