viernes, 17 de marzo de 2017

La Samaritana



Lo más impresionante de esta mujer “La Samaritana” es su capacidad de evangelizar de forma auténtica. “Ya no creemos por lo que tú nos has dicho, sino por lo que nosotros mismos hemos descubierto en él”

Hasta no hace mucho había frente al Seminario de Zaragoza, una fuente con una imagen de la Samaritana. Dudo mucho que los curas que pasaron frente a ella, viesen en ella un ejemplo de persona evangelizadora. Seguramente, que pesó más en su contra sus irregularidades matrimoniales. Pero aquella mujer puso a sus convecinos en contacto con Jesús, no con teologías, ni ritos.

Nosotros cacareamos más que la gallina turuleta, pero no somos capaces de acertar. Aferrados a lo de siempre, no somos capaces de poner ni siquiera a los nuestros en contacto con Jesús. Pues muchos de los que cacarean todo lo que se hacía aquí en la Iglesia en otros tiempos, no han sido capaces de arrastrar ni siquiera a los de su casa a Jesús, más bien parece que les han ayudado a alejarse de él.

Imitemos a Jesús y a la Samaritana para, sin dar la paliza, poner a la gente en contacto con Jesús. Y si lo hacemos y un día nos dicen: “eres un sol” creéroslo, porque les habéis dado una luz y un calor que les ayudaran como nada en su vida.


J. Jauregui

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada