PRESENTACIÓN


Este blog pretende de una manera especial la necesidad y urgencia de despertar vocaciones al sacerdocio en este siglo XXI que tanto necesita de Dios- al que se quiere dejar de lado- en la vida pública... y ahora también en la privada. Creo que estos textos "que no son de la cosecha de nadie" sino que han sido inspirados por Dios son nuestra aportación...¡¡¡SI, TAMBIÉN LA TUYA!!! Por eso ¡¡¡EN NOMBRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO!!! te animo a que hagas llegar "este material" a toda persona que creas oportuno, especialmente a esos tan cercanos a tu entorno social, conventual, laboral y de apostolado. 

Le devuelvo la palabra al Beato Manuel Domingo y Sol, a mi entender, el mayor fomentador de las vocaciones eclesiásticas:

"No sabemos si estamos destinados a ser un río caudaloso, o si hemos de parecernos a la gota de rocío que envía Dios en el desierto a la planta desconocida.
Pero más brillante o más humilde nuestra vocación es cierta: No estamos destinados a salvarnos solos"

Bella frase que nos obliga a todos.

La mayoría si que lo sabemos. No estamos destinados a brillar como una estrella de primera magnitud. Pero si a iluminar, aunque sea como una pequeña luciérnaga. Todos debemos ser testigos del Evangelio y animadores de vocaciones sacerdotales. La barca de Pedro, para que pueda avanzar con seguirdad, necesita numerosas tareas escondidas que, junto con otras más visibles, contribuyen al desarrollo regular de la navegación

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada